Pareja de ancianos fueron abandonados en un bar

Una tierna pareja de abuelos de 92 y 86 años, Hilda y Hugo, fueron abandonados éste miércoles en la ciudad de Rosario. El triste hecho ocurrió en un bar ubicado en la esquina de 27 de Febrero y Corrientes. Los ancianos almorzaron en el lugar y esperaron 7 horas ahí hasta que apareciera su hijo mayor (también llamado Hugo), sin embargo las horas pasaban y el hijo no aparecía.

Tras hablar con los viejitos y percatarse la situación, la dueña del local se comunicó con efectivos de la Comisaría 5ta de la Ciudad de Rosario que inmediatamente se presentaron en el restaurant. “Coman tranquilos, después yo los vengo a buscar” les había dicho su hijo, que de momento se encuentra en paradero desconocido.

Todo comenzó la mañana del miércoles cuándo aparentemente la pareja y su hijo fueron desalojados por falta de pago del departamento que ocupaban en la zona de 27 de Febrero y Paraguay junto a su hijo. Hugo (hijo) llevó a sus padres al bar en un taxi, les dijo que almorzaran ahí y siguió su recorrido. El padre incluso llevaba encima algunos bolsos fruto de la mudanza improvisada.

Según comentaron los ancianos, su hijo les había dicho que almorzaran en el restaurant mientras él arreglaba las cuestiones de la mudanza para ir a un nuevo departamento, sin embargo nunca volvió. Mirá el impactante momento que captaron las cámaras de Telenoche:

“Llegaron acá acompañados de una persona más joven, después supimos que era el hijo, se sentaron a una mesa y esperaron varias horas a que volviera. Almorzaron y pasó el tiempo pero nadie llegó”, comentó un mozo del local que los atendió.

Finalmente los abuelos fueron trasladados a la comisaría 5ª donde permanecieron hasta que tras una hora de llamados la policía pudo ubicar a su otro hijo, Raúl, cerca de las 8 de la noche. “Lamentablemente papá y mamá quedaron en la calle porque no pudieron sostener el alquiler”, admitió casi al borde del su otro hijo.

Por el momento y si bien Raúl admitió tener poco espacio en su casa, aseguró que sus padres esa noche iban a dormir en su departamento: “yo les doy la cama matrimonial” alcanzó a declarar antes de quebrarse en cámara y pedir disculpas por no poder seguir hablando. Sin duda es un momento trágico tanto para los hijos pero especialmente para los abuelos.

“Queremos poder volver a estar juntos bajo un mismo techo, como debe ser. Y pagar un alquiler. Yo no tengo propiedades, alquilaba ahí. No puedo ir a comprar una casa, es imposible, no tenemos con qué. Somos los dos jubilados y gastamos poquito Somos los dos jubilados y gastamos poquito”, contó Hilda, quién afortunadamente no alcanza a comprender el dramatismo de la situación.

Personal de la Municipalidad de Rosario está analizando qué hacer con el caso, de momento los abuelos permanecerán en la casa de su hijo menor y esperamos que no los vuelvan a abandonar.