Alberto le metió el dedo en la oreja al campo

Si la relación entre la gente del campo y Alberto Fernández ya era mala desde el minuto uno de la gestión de Gobierno, ahora que el Presidente les metió el dedo en la oreja, no se sabe en que puede terminar todo esto.

Y es que a mediados de Diciembre del año pasado, Alberto por decreto subió las retenciones, entonces la soja quedó en un 30% y otros granos como el maíz llegaron a un 12% de retenciones.

En aquel momento la gente del campo estaba más que molesta y muchos ruralistas comenzaron a llevar a cabo asambleas con el fin de tomar medidas como ser cortar rutas, obstruir los caminos a los puertos, etc.

Medidas que finalmente no se tomaron en espera a entablar un canal de diálogo con el Gobierno de Alberto y que las cosas se terminen acomodando razonablemente.

Pero en el día de hoy se conoció la noticia que da cuenta que el Presidente decidió aumentar un 3% las retenciones a la soja, que hora se acomodarían en un 33%.

El incremento también incluye a los aceites de la soja y será anunciado en esta semana que comienza.

La idea del gobierno es que con el aumento de las retenciones se generen nuevos ingresos para el fisco y de esta forma poder afrontar toda las obligaciones económicas que tiene el Estado argentino.

Una de las posibilidades en las que se trabaja es que parte de los fondos que se recauden se utilicen para un nuevo bono para las jubilaciones de hasta 20 mil pesos en abril y mayo. 

O sea que básicamente el Gobierno les mete el dedo en la oreja al campo y de paso los hace enfrentar con los jubilados, ya que la idea es que el aumento de retenciones a la soja sea usado para un bono para los jubilados y pensionados.

Desde sectores ligados al campo todavía no hicieron ningún comentario de esta maniobra de Alberto de ir a aumentarles las retenciones a la soja, y seguramente estarán esperando que durante la semana se haga el anuncio formal para determinar que medidas van a llevar a cabo.