Asaltó a un jubilado y se encontró con lo que no esperaba

La inseguridad golpeo y fuerte a un jubilado que viven en City Bell, Provincia de Buenos Aires, cuando fue asaltado en su propia casa por una pareja de jóvenes.

El hecho ocurrió éste lunes en una finca ubicada en la intersección de las calles 27 y 473 de la mencionada localidad Bonaerense, cuando Carlos, un jubilado de 79 años fue a abrirle la puerta a un vendedor ambulante al que ya le había comprado en anteriores oportunidades.

Pero este no sería un día más en la vida del jubilado y tampoco en la del vendedor ambulante, ya que éste último no se encontraba solo, sino que estaba acompañado con un mujer, la que pidió permiso para pasar al baño, y entonces todo se transformó en un caos.

En un momento de descuido de Carlos, el vendedor ambulante, al que él conocía, sacó de entre sus ropas un cuchillo, y junto con la joven que lo acompañaba sujetaron al jubilado y le exigieron dinero.

Carlos les dio el poco dinero que tenía, pero los delincuentes le pedían más, por lo que lo llevaron hasta su dormitorio, y fue en ese momento que el chorro se encontró con algo que no esperaba y que sellaría su suerte.

El jubilado sacó de la mesita de luz un revolver y cuando le estaba pidiendo explicaciones al chorro por su accionar, éste le tiro un puntazo, por lo que Carlos no tuvo más remedio que efectuar un disparo.

Ambos jóvenes huyeron del lugar con $2.000 y llegaron al hospital de Gonnet donde el chorro de 23 años, apellidado Ferraro fue ingresado de urgencia al quirófano, pero falleció minutos después.

Como pasa en estos casos, el jubilado terminó en la comisaría y declaro ante la fiscal de turno, Leyla Aguilar, a la que le contó todo lo que había pasado.

Luego de esto, la justicia consideró que lo que hizo Carlos fue un hecho de “legítima defensa”, por lo que el jubilado de 79 años recupero la libertad, no obstante continuarán las investigaciones para determinar en forma fehaciente como sucedieron los hechos.

Según fuentes policiales, se pudo saber que el joven delincuente muerto de 23 años tenía antecedentes por tenencia de arma de guerra, robo y amenazas reiteradas. Y tenía al menos 6 causas en las que estuvo involucrado desde el 2014 hasta la el 2016.

En declaraciones al diario “El Día” de La Plata, el jubilado se lamentó por lo sucedido “Estoy muy arrepentido. Yo lo atendía como si fuera mi nieto. Le daba de comer, le he prestado plata para comprar cosas y que pudiera vender. Traté de ayudarlo, le hablaba para que siguiera por la buena senda, que no se apartara de la ley. Me sentí muy mal”.

Familiares de Carlos están muy preocupados por su seguridad y temen represalias, “No sabemos si alguien puede buscar represalias por lo que pasó. Vamos a pedir medidas de seguridad y algún tipo de custodia en esta zona”, expresaron.

Lo sucedido con el jubilado es una muestra más de que los delincuentes no tienen ningún tipo de código, ya que en éste caso decidieron asaltar a un anciano que en oportunidades anteriores había ayudado al chorro comprándole medidas, repasadores y chucherías.

Ésta clase de delincuentes que son capaces de asaltar hasta un abuelo, que inclusive los había ayudado antes, son realmente chacales que no merecen estar viviendo en sociedad.

Seguramente cuando éste delincuente, junto a la mujer, planeó asaltar a Carlos en su vivienda, no imaginó que se iba a encontrar con que el jubilado se iba a defender y  que eso significaría el fin de su carrera delictiva y también de su vida.


Esta tarde un grupo de vecinos y vecinas conocidos de Carlos fueron hasta la puerta de su casa a expresarle apoyo a él y a su mujer, quien se encuentra en cama por problemas de locomoción, y manifestaron la preocupación que hay en el barrio por los constantes episodios delictivos.