Bullrich estalló contra la nueva Ministra de Seguridad

La ex Ministra de Seguridad, Patricia Bullrich está que trina con las medidas anunciadas por su sucesora en el cargo, la señora Sabina Frederic que parecen apuntar más a desproteger a los ciudadanos que otra cosa.

Y es que Sabina Frederic derogó el uso de las armas de fuego y de las Taser, dio de baja el programa mediante el cual se pedía el DNI en estaciones de trenes y del Servicio Cívico Voluntario también. Todas medias que había implementado Patricia Bullrich cuando era Ministra de Seguridad.

Apenas conocida la resolución que se publicó en el boletín oficial y que daba cuenta de las derogaciones de la mayoría de las medidas que había dispuesto Patricia Bullrich, la ahora ex Ministra estalló en redes sociales.

Haciendo uso de la red social Twitter, Patricia Bullrich mostró todo lo molesta que está con la nueva Ministra de Seguridad y con las medidas que se están tomando, supuestamente en bien de la ciudadanía.

“Consagran los derechos de los criminales. Victimas y FFSS, desamparadas. Derogan el buen uso de las armas de fuego, Taser, la regla contra ofensores en trenes y el S Cívico en Valores. Vuelve Zaffaroni recargado: el mundo al revés, ladrones con derechos y policías estigmatizados”.

Duro, y contundente mensaje de Patricia Bullrich que más allá de estar muy mal por lo que hizo la Ministra Sabina Frederic, advierte que la “doctrina Zaffaroni” está más viva y presente que nunca, y esto es un gran problema para los ciudadanos de bien que habitamos el suelo argentino.

Es muy clara Patricia Bullrich en su tuit cuando expresa “el mundo al revés, ladrones con derechos y policías estigmatizados”, en clara referencia a lo que sucedía durante el Kirchnerismo donde los delincuentes tenían más derechos que la gente honesta y donde todo aquel que llevaba un uniforme era estigmatizado y denostado.

patricia-bullrich-tuit-medidas-gobierno-completo

Por último, cuando Patricia Bullrich habla que las víctimas y las fuerzas de seguridad están ahora desamparadas, no exagera, ya que esto apunta a convertirse en tierra de nadie, con víctimas a merced de los victimarios y con fuerzas de seguridad atadas de manos y sin poder actuar como corresponde.