Desobediencia civil en la localidad de Moreno

Los movimientos sociales nunca se quedan quietos y pareciera que en algunas ocasiones van mucho más allá de la simple protesta social, piquetes o cortes de calles y rutas.

Y la noticia llega desde la localidad de Moreno en el Oeste del Gran Buenos Aires, y todo parece indicar que no se trata de un movimiento social espontáneo sino de algo perfectamente organizado y aceitado como si se tratara de un delicado mecanismo de relojería.

Sucede que algunos grupos y movimientos sociales están realizando lisa y llanamente actos de desobediencia civil y lo que empezó como un hecho aislado rápidamente comenzó a propagarse en toda la zona de la localidad de Moreno, en el Oeste del Gran Buenos Aires.

Cabe recordar que le desobediencia civil se da cuanto un grupo de personas llevan uno o más actos de oposición pública a un ley o política adoptada por un gobierno establecido, y estos actos son ilegales.

Y lo que está sucediendo en la localidad de Moreno es que diferentes movimientos sociales se organizaron para actuar en contra de la empresa que suministra energía eléctrica a los hogares de la zona Oeste.

Básicamente lo que hacen es “apretar” a los trabajadores de “Edenor” cuando se dirigen a un domicilio para retirar el medidor de luz por falta de pago.

En el mismo sentido, colocan fajas de seguridad para evitar que los medidores sean sacados de los pilares, tal como se puede ver en la imagen que acompaña ésa nota.

“Lucha no violenta, para defender la democracia”, reza la faja que la “Red de Desobediencia Civil” del partido bonaerense de Moreno coloca a los medidores para clausurar la posibilidad de que sean retirados por falta de pago de las boletas de luz.

Ricardo Gómez, uno de los integrantes de la “Red de Desobediencia Civil” expresó a un medio local “creemos que nuestra sociedad no puede aceptar leyes injustas, ni expropiaciones realizadas por el poder, y se está expropiando el salario con una tarifa que no tiene en cuenta que es un servicio no transable, calefacción, energía eléctrica, estas cosas para nosotros hoy en día no son un lujo sino que son derechos humanos”.

Y explica la forma en que llevan adelante su actos “Avisamos a los trabajadores de Edenor que no se presten a ir a cortarle la luz a un trabajador, porque ellos también lo son y viven las mismas angustias que vivimos todos nosotros”.

Agregando “Si no nos hacen caso nos ponemos alrededor del medidor para que no lo saquen, sin violencia, porque lo que pretenden es retirarlo para poner el medidor con tarjeta, dicen que así va a ser más económico, pero es mentira, cuando la persona no tiene 100 pesos para recargar no tienen luz, no tiene calefacción, viene el invierno”. Expresa Ricardo Gómez.

Todo parece indicar que con la misma velocidad que le desobediencia civil se expandió por la zona de Moreno, pronto sucederá lo mismo con otros barrios y de seguir así cualquier persona o grupo organizado se sentirá con derecho a cometer actos ilegales similares argumentando que están defendiendo al pueblo de las altas tarifas, u otros males.

Las acciones llevadas a cabo por la gente de la “Red de Desobediencia Civil” son absolutamente ilegales, ya que nadie, aun arrogándose el título de defensor del pueblo, puede impedir que los trabajadores de Edenor o cualquier otra empresa cumplan con su deber.

Y cuando el señor Ricardo Gómez dice que no usan la violencia, tal vez no se está dando cuenta, o no quiera reconocer, que el hecho que 10 o más vecinos rodeen a un trabajador de Edenor que va a retirar un medidor, es un hecho de amedrentamiento de acá a la China.


La desobediencia civil no lleva a nada bueno, ya que la sociedad no se construye con acciones de naturaleza ilegal, y no existe sociedad en el mundo que haya alcanzado la paz y la prosperidad por medio de otras vías que no sean el dialogo, el raciocinio, el entendimiento, la buena voluntad y el trabajo.