Dios mío: Tremendo dolor de cabeza para el Papa

Si al Papa no le faltaban problemas y dolores de cabeza varios, ya que por su labor tiene resolver conflictos y desencuentros en todas partes del mundo, ahora se la suma otro más y es que apareció en argentina un cura golpeador.

Como es una costumbre instalada ya hace tiempo, las mujeres y hombres que se reciben en las distintas universidades, luego de varios años de estudio, salen a festejar por distintos puntos de la ciudad luciendo disfraces, harina en el pelo y hasta bengalas.

Y en el video que acompaña ésta nota se puede ver a dos jóvenes recién recibidas, de la carrera de comunicación social de la Universidad de La Plata, que fueron a festejar a las escalinatas de la Catedral Platense.

A las jóvenes se las ve muy alegres, disfrazadas, pintadas y portando carteles, mientras sus familiares y amigos las van filmando en su festejo.

Festejo que pareció molestarle al párroco de la Catedral de La Palta, el señor “Esteban Alfón” quien salió y una vez en las escalinatas no dudo en pegarle de atrás una patada en la pantorrilla a una de las jóvenes mientras les gritaba para que se fueran del lugar.

El video del párroco pateando por detrás a una mujer, rápidamente se viralizó y en las redes sociales no escasearon los comentarios de toda índole.

Como suele suceder en estos casos, se produjo una grieta donde de un lado se ubicaron quienes veían mal la actitud del párroco para con las jóvenes que festejaban su graduación, y del otro se ubicaron aquellos que culpaban a las damas por ir a festejar a un lugar sagrado como es la Catedral de La Plata y entendían la actitud del párroco.

Claro está que una iglesia es un lugar sagrado y varias de las personas que seguramente estaban en el interior de La Catedral de La Plata se encontraban ahí rezando por algún problema de salud, laboral, o estar más cerca de Dios, y al párroco tal vez le molestó los ruidos de las jóvenes y el alboroto que se generaba alrededor de ellas.

Pero, sea cual fuera el motivo que tuvo el párroco para molestarse, nada justifica su actitud, ya que la agresión no es buena en ninguna de sus formas y mucho menos viniendo de un hombre de Dios en la tierra.

Las autoridades eclesiásticas todavía no se han manifestado sobre el gravísimo hecho de agresión del párroco hacia las jóvenes, y se espera que lo hagan de un momento a otro.

El hecho no deja de ser un tremendo dolor de cabeza para el Papa, quien aun no se expresó sobre el tema y se desconoce que postura va a tomar, ya que los antecedentes indican que en casos aun más graves, el Sumo Pontífice no se puso firme y tampoco dio las respuestas que la sociedad esperaba de su parte.