Elecciones presidenciales en Honduras bajo la sombra del fraude

Las elecciones presidenciales hondureñas previstas para celebrarse el domingo próximo enfrentan el temor a un fraude que permita la reelección de Juan Orlando Hernández, actual presidente; especialistas de reconocida trayectoria ponen en duda la fiabilidad del sistema electrónico de transmisión de datos.

David Matamoros, presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), aseguró que las elecciones serán libres y transparentes, además las más observadas de la historia de Honduras, sin embargo hay quienes aseguran que la fragilidad del sistema electoral aunada a la desconfianza de los partidos opositores puede convertirse en una mezcla explosiva, según informó la agencia AFP.

Víctor Meza, un influyente analista investigador del Centro de Documentación de Honduras advirtió este miércoles que el país vive un clima de crispación por la reelección, que de acuerdo a su criterio, es la forma semilegal y encubierta del continuismo autoritario del actual presidente hondureño.

Aseguró Meza que durante el proceso electoral los niveles de conflictividad han ido en aumento, debido a que los tres candidatos presidenciales, Hernández por el Partido Nacional, Luis Zelaya del Partido Liberal y el periodista Salvador Nasralla de la Alianza de Oposición Contra la Dictadura, aseguran que ya han triunfado y no están dispuestos a aceptar una derrota.

Luis Zelaya declaró que el TSE es un organismo que se ha desacreditado solo, por lo que únicamente reconocerán el escrutinio de la mesa, ya que es público y que reflejado en las actas, indicó que otra de las muestras de fraude son los traslados de votantes afectos a la oposición a otras zonas del país, con el objetivo de que no aparezcan en las listas de mesa cuando vayan a sufragar.

Zelaya aseguró que los listados de fallecidos y migrantes aún no han sido depurados, advirtió además que existen grupos de la oposición que están dispuestos a movilizarse para impedir se cometa fraude en las elecciones presidenciales.

Walmer C.