Enorme tristeza por lo sucedido con Gabriel Levinas

Gabriel Levinas es un periodista que siempre va de frente y dice lo que piensa. Jugándosela en cada unos de sus comentarios y siempre exponiendo en forma concisa sus ideas.

Con un fuerte temperamento y una dosis de ironía ha tenido varias agarradas con Brancatelli y varios invitados en el programa “Intratables”.

Esto le hizo ganar varios enemigos mediáticos, pero también Gabriel Levinas se gano el cariño de la gente que ve como el periodista se anima de decir cosas que otros callan por temor, y defiende sus postura con uñas y dientes.

Con una amplia trayectoria en el periodismo radial, gráfico y televisivo, Gabriel Levinas se supo ganar un lugar al que muchos desearían llegar, pero por falta de capacidad y de integridad intelectual nunca lograrán alcanzar.

Es por eso que nos da mucha tristeza tener que escribir una nota periodística informando que al periodista Gabriel Levinas lo echaron del programa “Intratables”, ya que la producción del envío decidió no renovarle el contrato.

De esta forma la gente de “América TV” prescinde de los servicios brindados por éste prestigioso periodista quien con sus acertadas intervenciones y expresiones aportaba mucho al mencionado programa.

Todavía no trascendieron los motivos reales que llevaron a la producción del programa “Intratables” a tomar la decisión de echar a Gabriel Levinas, como así tampoco se sabe quién ocupará su lugar en el envío.

Realmente es una pena que la producción de “Intratables” haya tomado la drástica decisión de desvincular a Gabriel Levinas del programa, y sin duda se lo va extrañar.

En momentos en que se necesita de más Levinas, y menos Brancatellis, si se nos permite la licencia, es inentendible como la TV sigue manteniendo a verdaderos mamarrachos del periodismo y se desprende de periodistas íntegros.

Desde este lugar le enviamos un caluroso abrazo a la distancia a Gabriel Levinas, lamentando mucho lo sucedido y deseándole lo mejor.


Sabemos que es un titán del periodismo y seguramente encontrará muy pronto otro lugar dentro de la televisión argentina donde se lo valore como se lo merece.

Porque no hay que olvidar que siempre que se cierra una puerta, Dios abre otra más grande.