Está por quebrar la empresa que fabrica los Biscochos 9 de Oro

La noticia da cuenta que la empresa Molino Cañuelas, una de las principales alimenticias del país, comunicó que “busca proteger sus activos, los puestos de trabajo directos e indirectos de la Empresa” y, en consecuencia, solicitó la apertura de un concurso preventivo de acreedores, tal como lo hiciera Cartellone semanas atrás.

Cabe destacar que le mencionada empresa fabrica productos como las galletas 9 de oro, la harina Cañuelas o Pureza, Paseo, Cukis, Mamá Cocina, Horno Casero, Pizza Pietro y Dulce mamá, entre lo más conocidos.

Según afirmó la empresa en un comunicado, se vieron forzados a adoptar la medida para proteger los “intereses de los propios acreedores, manteniendo su estructura productiva y asegurando su continuidad operativa en todas sus plantas y establecimientos industriales y comerciales”.

El comunicado oficial

“Con el fin de asegurar la continuidad de sus actividades productivas propias de una industria esencial, proteger a sus más de 3.000 trabajadores, sus activos y los intereses de los propios acreedores, Molino Cañuelas, en conjunto con CAGSA, debió presentarse en concurso preventivo de acreedores”, se dijo oficialmente.

Por ahora sigue todo igual

Según aclararon desde la empresa, la decisión de buscar protección judicial no implica un freno para la producción de sus plantas. Tampoco altera el plan de lanzamientos de nuevos productos.

La empresa viene mal hace dos años

Desde hace dos años Molino Cañuelas renegocia una deuda impaga por aproximadamente USD 1.400 millones. Entre los principales acreedores de la empresa figuran algunos de los bancos locales más grandes.

Pero todo terminó mal porque la empresa y sus prestamistas no pudieron llegar a un acuerdo de  una reestructuración consensuada de la deuda.

Según fuentes del mercado, de ese universo cinco entidades presentaron acciones judiciales, disconformes con los términos de la negociación. Banco Galicia, HSBC e Itaú serían algunos de ellos.

Que pasará con las marcas y los trabajadores

De momento todo sigue casi igual para la empresa, que dijo que mantendrá la producción y las fuentes de trabajo.

Pero desde los gremios que agrupan a los trabajadores de Molino Cañuelas desconfían sobre la posibilidad que todo este dolor de cabeza termine bien, ya que parten de la base que si la empresa ya fracasó tratando de reestructurar su deuda y consensuar un plan de facilidades, ¿por que motivo ahora sería diferente?

En parte tienen razón los gremios al pensar de esta forma ya que quienes tenían la responsabilidad de lograr un reestructuración de la deuda de parte de Molino Cañuelas no lo lograron, entonces ya no queda muchas más opciones de salvar a la empresa, la marca y el puesto de trabajo de los 3.000 empleados de la firma.