Familiares de los 44 submarinistas desaparecidos se encuentran entre la espera y la angustia

El pasado miércoles una terrible noticia sacudió argentina el submarino ARA San Juan fue devorado por las aguas del Océano Atlántico sin dejar rastro alguno; en su última comunicación los tripulantes reportaron una avería en las baterías de la nave, que para ese momento se encontraba a 430 kilómetros de la costa.

Este martes al cumplirse cinco días del trágico suceso los 44 submarinistas aún continúan desaparecidos, el alambrado de ingreso a la base naval de Mar del Plata se había llenado de banderas, estampas religiosas y carteles con mensajes para los desaparecidos en algún punto del Atlántico Sur.

Cerca de un centenar de familiares se han apostado en el interior de la base naval, donde les han ofrecido alojamiento y disponen de atención médica y psicológica las 24 horas, ellos esperan noticias sobre el paradero de sus seres queridos, muchos de los cuales provienen de provincias del interior del país.

Tal es el caso de Eliana Krawczyk, que proviene de Misiones al noreste del país y que conoció el mar a los 21 años de edad, Eliana se convirtió en la primera mujer submarinista de Sudamérica y jefa de armas del ARA San Juan.

El lunes el presidente argentino Mauricio Macri, que desde el pasado viernes descansa en una residencia a 25 kilómetros al sur de Mar del Plata, estuvo en la base militar por espacio de media hora, a su salida no quiso formular declaraciones a los medios apostados a las afueras de las instalaciones militares.

Los familiares aún conservan la esperanza de que los submarinistas se encuentren con vida y mantienen un espíritu positivo; Enrique Stein jefe del equipo de psicólogos que les atiende aseguró que la situación se mantiene estable, aunque dentro de un marco de incertidumbre, explicó que hasta ahora se han presentado pocas situaciones de crisis, aunque le preocupa que la situación puede tornarse crítica conforme pasan los días sin recibir noticias.