Familiares de los submarinistas responsabilizan al Gobierno argentino por tragedia del submarino desaparecido

Las esperanzas que tenían los familiares y todo el país de encontrar con vida a los 44 tripulantes del submarino argentino ARA “San Juan” se debilitaron hoy, al confirmar la Armada que en la zona en donde desapareció el sumergible el pasado 15 de noviembre hubo un incidente el cual informaron que causó una explosión.

El “evento anómalo, singular, corto, violento y no nuclear consistente con una explosión” fue registrado por la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares (OTPCE o CTBTO por sus siglas en inglés) el 15 de noviembre a las 10:51 horas (13:51 GMT), tres horas siguientes de la última comunicación del sumergible con el comando central.

La información fue difundida por el embajador argentino en Viena, Rafael Grossi, al canciller Jorge Faurie, aseguró el portavoz de la Armada argentina, Enrique Balbi, en la sede de la fuerza en Buenos Aires

La información  causó escenas de profundo dolor y sentimientos encontrados en la Base Naval de Mar del Plata, 400 kilómetros al sur de Buenos Aires, donde se encuentran los familiares de los tripulantes del submarino, construido en 1985.

“No dijeron que están muertos, pero es una suposición lógica”, indicó Itatí Leguizamón, pareja del sonorista del submarino, Germán Suárez. “Son unos desgraciados, unos perversos que nos manipularon”, agregó enfurecida Leguizamón, quien responsabilizó a las autoridades por “los 15 o 20 años de abandono que tiene la Armada”.

Los familiares de los submarinistas  no dejaron que las autoridades navales finalizaran  de leer el informe en medio de fuertes reacciones de ira, afirmó la mujer a los medios de comunicación allí presentes.

“Mataron a mi hermano, hijos de p… Mataron a mi hermano porque los sacan a navegar atados con alambre”, gritó con sentimientos de furia y dolor un  hombre que salía en un auto de la base militar.

“No van a volver nunca más”

La esposa de uno de los 44 tripulantes del submarino argentino desaparecido hace ocho días, manifestó hoy, luego de conocer sobre la explosión generada cerca del último lugar desde donde se comunicó el sumergible, que aunque aguardaban noticias con “esperanza”, los marineros “no van a volver nunca más”. Acentuó a los medios de comunicación  Jessica Gopar, esposa del cabo principal Fernando Gabriel Santilli.

Como el resto de los familiares de los submarinistas, Gopar se encontraba en la Base Naval de Mar del Plata, adonde el pasado domingo debió haber llegado el submarino luego de haber realizado un largo viaje por el Atlántico Sur.

“Yo llegué (a la base) de casualidad a dejar el cartel (con un mensaje de esperanza) porque me había negado a venir por la angustia. Y cuando llegamos y alguien hizo así con la cara (negando), listo, lo primero que dije ‘se murieron todos'”, manifestó la mujer con mucho pesar, quien aclaró que “tenía una mala espina” y hoy se le confirmó.

Autoridades castrenses solicitaron “prudencia” y no se precipitaron a opinar cuál puede ser el estado de los desaparecidos” hasta no tener certezas u otros indicios”, ya que se mantendrá la búsqueda de la nave aun desaparecida, en la que están participando hasta 13 países.

No sé si van a volver sus cuerpos, y eso lo que más me duele porque no le voy a poder llevar una flor o tenerlo en casa si pensaba hacer otra cosa”, añadió Gopar, madre junto a Santilli de un pequeño que cumplió hace algunos días su primer  año, momentos que su padre no pudo estar presente.

No obstante, recordó cómo la última vez que se vieron se dijeron que se verían “pronto” y celebrarían el cumpleaños del pequeño”.

Finalmente Criticó con las autoridades de la Armada por la “falta de información”, la mujer mostró su agradecimiento con todos los países que están colaborando en la búsqueda del submarino.

Victoria Monello.