Fuerza Javier. Te deseamos una pronta recuperación

En estos tiempos donde se vive corriendo de un lado para el otro, y se vive cada vez en forma más agitada, tienen que pasar algunos sucesos que nos hacen pensar que no hay nada como la salud.

Y es que cuando sucede algo que nos hace “parar la pelota” y darnos cuenta que no todo en la vida es correr y correr, es recién ahí cuando caemos en la cuenta que lo más importante es estar bien física y mentalmente.

Y el economista Javier Milei puede dar fe de ello, ya que precisamente es una de esas personas que por su forma de ser no para un segundo y trabaja muchas horas al día y va de aquí para allá dando conferencias, trabajando, y presentándose en estudios de televisión.

Pero este fin de semana Javier Milei tuvo que hacer un cese en sus actividades ya que fue atacado por uno de sus perros que lo mordió en el brazo derecho, razón por la cual tuvo que ser atendido en el sanatorio Otamendi.

El economista tiene varios puntos de sutura, el brazo enyesado e inmovilizado. Y le recomendaron reposo y que sobre todo que no mueva para nada el brazo afectado.

El propio economista contó lo sucedido en diálogo con “Implacables”, el programa de TV que conduce Susana Roccasalvo: “Estoy bien. Tengo cinco mastines. Si vos tenés caniches y se agarran, tenés un rasguño, pero si son mastines vas a tener unos tajos más importantes. Me tuvieron que dar unos puntos, y básicamente el tema del brazo es para inmovilizármelo”, arrancó.

“Estaba Daniela (su pareja) en el living comedor, la parte en donde suelen estar ellos, y como yo me quedé en uno de los dormitorios se aglutinaron los cinco. Ellos se disputan, digamos, ser el preferido, y cuando salí se generó ese intercambio que por estar entre ellos quedó mi brazo en el medio”, explicó.

“Se pusieron a pelear entre ellos y yo quedé en el medio, no es que me atacaron. Y cuando ellos pelean, obviamente no tienen manos para pelearse, entonces se pelean con la boca. Y obvio, estando en el medio, si te agarran tiene sus consecuencias. Son perros grandes, de 90 kilos cada uno y miden 1,80 mts. parados”, afirmó.

“Tengo unos cortes, me hicieron unos puntos y mañana voy a curaciones. Me imagino que me van a poner una cosa más amigable, porque aparte necesito trabajar. Con eso ni siquiera me puedo cambiar la camisa, es una cosa bastante incómoda”, concluyó el economista.

Desde este lugar le deseamos una pronta recuperación a Javier Milei y le aconsejamos que siga los consejos de los médicos que ellos saben porque hacen las cosas y si le dijeron que tienen que estar tranquilo, por algo debe ser.

javier-milei-brazo-completo

Entendemos que el economista tiene mucho trabajo y una infinidad de compromisos, pero primero está la salud. El resto puede esperar.