Gabriel Levinas se hartó y manda la cuarentena al demonio

El periodista y analista, Gabriel Levinas tiene una forma de decir las cosas que le valieron ganarse el cariño y el respeto de millones de argentinos, como así también cosechar millones de detractores.

Y es que Gabriel Levinas si tiene algo que decir, no mando a otro a decirlo, lo dice y punto. Siempre va de frente y no tema decir aquello que parezca políticamente incorrecto. Aunque tenga que estar enfrentado con poderosos.

En esta ocasión el periodista se refirió a la pandemia que nos azota y al aislamiento social preventivo y obligatorio, llámese cuarentena obligada, que todos estamos viviendo en la república Argentina.

Porque llevamos varios días de aislamiento y al igual que mucha gente, Gabriel Levinas comienza a hartarse de estar encerrado en su casa, y contó que va a mandar la cuarentena al demonio.

“Decidí no aceptar mas la cuarentena impuesta por el gobierno ya que es anticonstitucional. Voy a cuidarme a mí y a los demás como considere adecuado. La única forma legal de impedirme la libre circulación es el Estado de sitio. Ellos hacen lo que se les canta. Yo también”.

De esta forma, el periodista, que sale al aire en el programa “Basta Baby” desde su casa y a través de una videollamada, denuncia qua la cuarentena impuesta por el Gobierno es anticonstitucional, y él no la va aceptar más.

Como suele suceder en estos casos, inmediatamente miles y miles de tuits le respondieron a lo dicho por Gabriel Levinas, y mucha gente estuvo de acuerdo con lo expresado por el periodista.

gaby-levinas-tuit-romper-la-cuarentena-completo

“Así debemos pensar y actuar todos”, “Totalmente de acuerdo, y si seguimos aceptando esto, somos cómplices de esta cuasi dictadura”, “Exactamente. Además , que te cuide Fernandez que anda a los besos con todos sin barbijo, es una burla”, “Bienvenido al sentido común”, “Excelente, así debe ser!! Si ellos pueden, nosotros también!!”. Fueron algunos de los comentarios de los usuarios de la red social del pajarito, a los dichos de Gaby Levinas.