Genial frase de Baby sobre la salud de Florencia Kirchner

El conductor radial Baby Etchecopar tiene una estilo directo a la hora de decir lo que piensa, nunca se calla cuando tiene que enfrentarse a poderosos y esta vez no fue la excepción en la mesa de Mirtha Legrand.

Y es que este sábado por la noche Baby Etchecopar estuvo invitado en “La noche de Mirtha Legrand” y fiel a su estilo dijo sobre Cristina y Florencia Kirchner, lo que muchos piensan pero no se animan de a decir.

De entrada nomas, Baby dijo “Lo terrible no es que Cristina vuelva, es que si llega a volver, ¿cómo puede tener el país una presidenta multiprocesada? Es una vergüenza. El mundo nos ve como estúpidos y nos hacen pasar un papelón”. Generando silencio y miradas asombradas en el resto de los comensales.

Y enseguida habló sobre la salud de Florencia Kirchner a la que dice no creerle nada sobre su enfermedad y que todo se trata de una cortina de humo para no enfrentar a la justicia y evitar ir presa.

“La realidad es que no hay ninguna situación delicada con Florencia. Es una mentira. Por supuesto que no está enferma. Si mi mamá fue la presidenta doce años y yo me tengo que ir a curar a Cuba, yo no la voto más a mi mamá. Algo me está fallando en la cabeza a mí o a mi mamá. Que nos digan la verdad. Que digan que son ladrones y se quieren profugar, pero no que son decentes”. Expresó Baby Etchecopar.

Una vez más el conductor radial fue contundente a la hora de opinar sobre un posible regreso de Cristina Kirchner al poder y también acerca del estado de salud de Florencia Kirchner, ya que si bien en los últimos días se presentó ante la justicia la historia clínica llegada desde Cuba, quedan muchas dudas sobre el estado real de salud de la hija de la ex Presidenta.

baby-sobre-florencia-completa

En verdad uno puede estar más o menos de acuerdo con el estilo de Baby Etchecopar a la hora de decir las cosas, pero lo cierto es que el hombre siempre dice lo que piensa y en forma contundente, mientras otros periodistas y hombres de los medios se quedan a mitad de camino y piensan diez veces antes de decir algo políticamente incorrecto.