Iba al psicólogo cuando lo asaltaron, y no anduvo con vueltas

La noticia policial llega desde los pagos de Mayra Mendoza, es decir la ciudad de Quilmes en el sur de conurbano Bonaerense y da cuenta de un nuevo hecho de inseguridad que tiene como protagonistas a dos motochorros y un hombre que iba al psicólogo.

Los hechos dan cuenta que dos motochorros se encontraban en pleno raid delictivo en la mencionada zona de Quilmes cuando en la intersección de las calles Irala y Lisandro de la Torre abordaron a un mujer, pero no pudieron concretar el robo y huyeron.

Pero a pocas cuadras del primer intento fallido de robo, los motochorros divisaron a un hombre que estaba bajando de un automóvil y sin dudarlo fueron por él.

El hombre estaba a punto de ingresar al consultorio de su psicólogo cuando fue abordado por uno de los motochorros, mientras el otro lo esperaba en una motocicleta. A punta de pistola el motochorro le exigió al damnificado sus pertenencias.

Pero lo que no sabían los motochorros era que ese hombre que estaba por entrar al psicólogo era un agente de la policía que estaba vestido de civil porque era su día franco.

Entonces el policía se identificó como tal y recibió como respuesta un disparo de parte de uno de los motochorros, pero por fortuna el tiro no dio en la humanidad del agente del orden.

Ante esa situación el policía decidió que era momento de actuar, y si bien estaba por entrar al psicólogo, no se detuvo a pensar en alguna explicación psicológica sobre porque una persona se convierte en delincuente, si es por que tomó poco pecho de bebé, o los padres lo abrazaron en muy pocas oportunidades, y demás yerbas. E hizo lo que debía hacer, esto es, sacar su arma reglamentaria.

El policía empezó a los tiros contra los motochorros que vieron como en una fracción de segundos todo se les dio vuelta y optaron por huir del lugar lo más rápido posible, pero el delincuente que iba de acompañante recibió un disparo letal y cayó al piso partiendo de este mundo en forma inmediata.

En tanto su cómplice, que era el que manejaba al moto, solo de detuvo para recoger el arma de su compañero de fechorías y se dio a la fuga, dejando abandonado al otro joven, según revelaron las cámaras de seguridad de la zona.

Fuentes policiales indicaron que el ladrón abatido vivía en la zona de Quilmes y tenía 25 años, y en estos momentos continúan los operativos para dar con el cómplice que se dio a la fuga.

La causa es investigada por la fiscal Karina Gallo, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 4 quilmeña, quien hasta el momento no tomó ninguna medida contra el policía, quien resulto ileso, y se encuentra en estos momentos descansando en su domicilio.