La movida de Lilita que hace temblar a los Sindicalistas

El tema de los sindicalistas eternos que hay en nuestro país, quienes se aferran a su puesto de líderes y son reelegidos una y otra vez, es algo lo que más tarde o más temprano hay que ocuparse.

Ya que se dan casos de líderes sindicales que hace más de 30 años que están al frente de sus gremios y casi siempre son reelectos en elecciones un tanto particulares y dudosas.

Y ni hablar de los métodos de algunos sindicalistas para llegar a ser los líderes de su gremio. Métodos que dejan mucho que desear y que casi siempre se relacionan con actos poco éticos, apretadas varias, desmanes, extorsiones y demás yerbas.

Entonces el cuadro de situación se puede resumir en pocas palabras: En Argentina hay varios sindicalistas que llegaron a poder con métodos cuestionados y se quedaron en el mismo por varias décadas creyéndose dueños y señores de los sindicatos.

Pero todo esto está a punto de terminar ya que la Coalición Cívica presentó un proyecto que firmo la diputada Lilita Carrió que pone en jaque a los sindicalistas argentinos.

El proyecto presentado en el Congreso los primeros días del mes pasado propone modificar la Ley 23.551 de Asociaciones Sindicales para que la dirección y administración sean ejercidas por un órgano de por lo menos cinco miembros y con mandatos que no excedan los cuatro años, “teniendo derecho a una única reelección dentro del órgano, sin consideración de si se trata del mismo o de diferentes cargos”.

Entre los fundamentos del proyecto, sostiene, una de las impulsoras la diputada por Santa Fe, Lucila Lehmann, que “Es de público y notorio conocimiento que la mayoría de las cúpulas sindicales son manejadas por los mismos representantes durante décadas y hasta observamos casos en los que los mandatos son luego continuados por los hijos. Esta realidad debe ser transformada. Resulta imperativo dotar a los trabajadores de herramientas que aseguren su libre participación en sus propios gremios”.

Así que los viejos sindicalistas ya están que trinan y temerosos por éste proyecto, ya que se les terminará la fiesta apenas el mencionado proyecto sea transformado en ley.