La próxima vez antes de agredir a un policía, lo va a pensar

El hecho ocurrió en el mes de marzo en la ciudad de Magdalena, Provincia de Buenos Aires y se desarrolló durante un control policial de rutina en horas de la noche.

En el video que acompaña ésta nota se puede a un enfurecido conductor que estaba con unas copitas de más, y se pone como loco cuando le informaron que debido a su estado de ebriedad no podía seguir manejando y que su vehículo sería secuestrado.

Comenzó entonces una noche de furia, ya que el conductor se la agarró con un policía al que insultó y agredió físicamente y luego pasó lo que tenía que pasar.

A los gritos el conductor le decía al agente del orden “A mí porque vengo alcoholizado con una Surán mugrienta me parás porque no querés coima. Basura, porque sos una basura, en la cara te lo digo, sos una basura, sos una basura, sos una basura”.

Y el conductor, no conforme con haber insultado al policía, procedió a escupirlo en la cara. El agente del orden con su mano izquierda se limpia el rostro, mientras se mantiene lo más calmado posible.

El conductor arremete otra vez “Si, te escupo en la cara. Que, ¿Me vas a llevar preso? Que, ¿Me vas a pegar? Pegame, pegame, pegame, pegame policía mugriento. Ni para policía servís, la c… de tu madre”.

“Te escupo en la cara cuantas veces se me cantan las pelo… Basura”. Y vuelve a escupir al policía en la cara.

El agente del orden ya no aguantó más y con un rápido y certero movimiento voltea al conductor, lo pone en el piso y le coloca las esposas.

El conductor ya esposado en el piso, con el policía apoyando una rodilla sobre su espalda y viendo que no tiene otro destino más que la comisaria dice “¿Me querés llevar preso? Llevame. ¿Cual es el problema? Pegame, ¿Cual es el problema? Pegame loco”.

Entonces el conductor cambia su discurso, y paso de ser híper agresivo, a estar más mansito que una paloma blanca.”Ta bien amigo” le dice al policía, que le responde “No, no soy tu amigo”.

Y ya totalmente entregado el conductor le dice al agente del orden “¿Me aflojás un poquito los ganchos pá? Aflojame un poquito los ganchos pá”. Y el policía le responde “No, esperá ahí, ahora vas a jugar con mis reglas, ¿Estamos?”.

El conductor dice “Ta todo bien pá, más vale, lissstoo. Me está haciendo mal el brazo, pá”. Y el policía le dice “Te hubieras ido a tu casa, terminala”. El conductor le responde “Lissstooo, ta todo bien bien. Aflojame un poquito, nada más te pido. Aflojame un poquito nada más pá”.

En ese momento llega un patrullero y el conductor, ya bien mansito es levantado por el policía y depositado en el móvil policial y parte rumbo a la comisaría.

Como se puede ver en las imágenes, el conductor paso de ser extremadamente agresivo, insultando y escupiendo al policía, y con un discurso muy grosero, a ser el hombre más calmado del mundo cuando ya estaba en el piso esposado y sabiendo que iba a pasar el resto de la noche durmiendo en el calabozo.

Seguramente este hombre la próxima vez que se quiera hacer el malo con la policía se lo pensará dos veces, ya que el agente del orden le tuvo extremada paciencia y dejo que lo agredan, pero todo tiene un límite, y cuando el policía considero que ya había sido suficiente actuó en forma correcta.

Cabe mencionar que casos como el del protagonista del video hay miles en cada control policial, donde los conductores que tienen un alto grado de alcohol se enojan mucho cuando les dicen que no pueden continuar manejando y que su vehículo será secuestrado, pero pocas veces se llega al extremo que se llegó acá donde se insulto, y escupió a un policía que lo único que estaba haciendo era cumplir con su trabajo.

Esperamos que el hombre del video pueda ver una y mil veces las imágenes donde realmente hizo un lamentable papel, no solo ante la sociedad sino también frente a su familia que se encontraba en el lugar, y se llame a la reflexión ya que este tipo de cosas no se hacen en un sociedad civilizada.