Madre de Nisman le demuestra al Presidente que con ella no se jode

Desde que Netflix estrenó el documental sobre la muerte del fiscal Alberto Nisman se desató toda una polémica y las aguas se dividieron entre quienes sostienen que el fiscal terminó sus días por propia decisión y quienes viene sosteniendo que intervinieron terceras personas.

Y la cosa ya se puso espesa cuando el actual Presidente, Alberto Fernández opinó sobre el caso, en un país donde gran parte de la justicia es altamente influenciable por la opinión pública y sobre todo por aquellos que detentan el poder.

Porque Alberto Fernández dijo esta semana sobre el caso Nisman, “Sólo existe una pericia absurda hecha sobre un escenario montado no sé cuántos años después, sin que nadie de los que participó haya estado en el momento en el que ocurrió (la muerte de Nisman). Nunca vi una cosa igual. Le quito toda seriedad”, manifestó Alberto Fernández en declaraciones radiales, cuestionando el accionar de la Gendarmería en la investigación.

Y la madre de Alberto Nisman, la señora Sara Garfunkel no se quedó de brazos cruzados ante los dichos de Alberto Fernández y denunció al presidente por una supuesta intromisión en la causa que investiga la muerte del ex titular de la UFI – AMIA.

La presentación fue realizada el viernes por el abogado querellante Pablo Lanusse, quien planteó un pedido de reserva de caso federal para que la presunta actitud del mandatario y otros funcionarios nacionales y bonaerenses sean tratadas, en caso de ser necesario, en la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

En el escrito, el letrado expresó que “frente al avance e intromisión sobre la independencia del Poder Judicial de la Nación y del Ministerio Público Fiscal, consumados por el accionar del propio presidente de la Nación Alberto Fernández, introduzco en debida forma el caso federal ante la afectación a la división de Poderes, el normal funcionamiento de las Instituciones de la República, el debido proceso y las normas de orden público”.

Está muy bien lo que hizo Sara Garfunkel al denunciar ante la justicia a Alberto Fernández, ya que si queremos vivir en un país donde los tres poderes sean realmente independientes, el Presidente no pude hacer las declaraciones que hizo con total liviandad, denigrando el accionar de la Gendarmería y presionando con su opinión al propio poder judicial, ya que se sabe que en gran parte corre para donde va el viento.