Maestros que responden a Baradel se llevan un chasco en La Rioja

Ya estamos en el mes de Marzo y los conflictos docentes empiezan a asomar como casi todos los años.

Es que, más allá que los docentes defiendan sus derechos y pidan salarios dignos y edificios en condiciones, siempre hay grupo de «maestros sindicalistas» que durante todo el año están en conflicto permanente.

Gran parte de estos maestros pertenecen a gremios docentes provinciales que están bajo la órbita de CTERA, (Confederación de Trabajadores de la Educación) y son los más conflictivos y revoltosos.

Sucede que los docentes de estos gremios responden al polémico y cuestionado Roberto Baradel, famoso por generar paros y medidas de fuerza cada dos minutos.

Uno de estos gremios que apoyan y tienen la influencia de Roberto Baradel es precisamente el de la Asociación de Maestros y Profesores de La Rioja (AMP) que está de paro en ese provincia, donde no comenzaron las clases.

Los docentes gremialistas de la AMP no contentos con no ir a laburar, fueron a escrachar al gobernador de La Rioja, al que acusan de no pagarles salarios dignos.

Pero los revoltosos maestros se llevaron un chasco, ya que el gobernador Riojano, el señor Ricardo Quintela no se amedrentó y les dio a los docentes una respuesta inesperada.

Los maestros gremialistas se dirigieron en la jornada de este último martes hasta el Paseo Cultural Castro Barros, lugar donde el Gobernador recibía a su par del Chaco, Jorge Capitanich.

En momentos en que Ricardo Quintela salía del centro cultural, un numeroso grupo de docentes se le fue al humo con pancartas y gritos exigiendo salarios dignos, ser recibidos y las demás consignas habituales.

El gobernador Riojano no se achicó, los miró y les dijo: «Vayan a trabajar, vagos de mie…, vayan a trabajar».

Los docentes gremialistas se indignaron y una maestra le dijo a Quintela: “¿Cómo me ofendes así? ¿Por qué me ofendes así?”, pero el gobernador la ignoró y se subió a su auto.

De esta forma los gremialistas docentes se quedaron masticando bronca, mientras Quintela se iba rumbo a la casa de Gobierno de La Rioja.

Video: https://cdn.jwplayer.com/previews/EGVasW2l

Unas horas antes que el gobernador mandara a los docentes gremialistas a trabajar y los tildará de vagos, el hombre se había referido al conflicto.

“Ellos están en su derecho de tomar las medidas de fuerza que crean convenientes, nosotros distribuimos los recursos de la mejor manera posible. No son únicamente los médicos ni los maestros, tenemos toda una sociedad de 400 mil riojanos a quienes hay que darle respuesta”.

De esta manera Quintela ponía las cosa blanco sobre negro y señalaba que él debe administrar eficientemente los recursos de la provincia, y que los maestros no tiene coronita, mucho menos sino trabajan.