Mal día para la maestra que dijo que le habían escrito en la panza Ollas No

En Septiembre del año pasado una noticia conmovió a la comunidad educativa cuando una docente de la localidad de Moreno, de nombre Corina De Bonis, denunció haber sido secuestrada y mostraba como le habían escrito en la panza “Ollas No”.

Ni lerdo ni perezoso intervino rápidamente el polémico dirigente gremial Roberto Baradel quien ese momento denunció que a De Bonis la habían levantado en un coche cerca de su casa, en una zona suburbana de Moreno.

Además, desde el gremio dijeron también que -de acuerdo con el relato de la víctima- días antes de esa supuesta privación ilegal de la libertad habían recibido amenazas telefónicas en el centro educativo donde ésta se desempeñaba.

El caso provocó conmoción en Moreno y también impactó sobre el gobierno provincial. Es que entonces, la Provincia estaba en plena disputa por una paritaria que no lograba alcanzar un acuerdo con los gremios docentes. Y además, el distrito llevaba más de un mes sin clases, porque después de la explosión en la escuela 41, los directivos de todo Moreno habían decidido suspender las actividades hasta que se garantizara el buen estado de todas las instalaciones en los edificios escolares.

Pero desde un primer momento el caso de la maestra no cerraba del todo ya que no aparecía en las filmaciones de las cámaras de seguridad de la zona ningún vehículo en los horarios que la docente dijo ser secuestrada.

Fue entonces que tomó intervención la justicia, primero para averiguar quiénes habían sido los responsables de semejante acto y con el correr el tiempo la mira se corrió hacia el lado de la propia docente ya que su testimonio comenzaba a tener contradicciones y a desvanecerse.

Y en el día de hoy se conoció la noticia que da cuenta que la justicia bonaerense procesó a la maestra Corina de Bonis y en el mismo acto la citó a indagatoria.

La maestra fue imputada por falso testimonio y falsa denuncia, y también quedó involucrada en el expediente la vicedirectora del Centro de Educación Complementario (CEC) 801, donde se desempeñaba la educadora.

Porque la directiva del establecimiento educativo dijo haber recibido las advertencias telefónicas contra la docente. Pero las pericias determinaron que en realidad, el llamado presuntamente amenazante fue efectuado por la misma De Bonis.

Actúa en la causa el fiscal Emiliano Buscalia, a cargo de la UFI N° 5 del departamento judicial Moreno-General Rodríguez, quien intentará demostrar que todo fue armado por la propia docente y que nunca existieron los hombres que le escribieron la panza, el automóvil con el que la secuestraron, ni los llamados previos con amenazas.

maestra-ollas-no-baradel-completa

Desde el SUTEBA, gremio que comanda Roberto Baradel todavía no se expresaron sobre el tema del procesamiento de la docente Corina de Bonis, y sería bueno que lo hicieran y que además dieran explicaciones de por qué armaron todo un circo en contra de María Eugenia Vidal, en lugar de pensar dos minutos si la docente estaba mintiendo o diciendo la verdad.