Mal fin para L-Gante

El rapero Elián «L-Gante» Valenzuela ha recibido un devastador golpe, y esta vez no proviene de la industria musical, sino de la Justicia. La Sala III de la Cámara de Apelaciones de Mercedes ha tomado una contundente decisión al revocar la prisión domiciliaria que le habían otorgado, en primera instancia.

 

Valenzuela, conocido por sus pegajosas letras, seguirá detenido en una celda de la DDI de Quilmes, donde ha permanecido durante varias semanas. Esta decisión judicial ha dejado atónitos a sus seguidores y a la comunidad artística, quienes esperaban verlo en su hogar bajo arresto domiciliario.

 

La decisión de la Cámara de Apelaciones se fundamenta en las graves imputaciones que pesan sobre el rapero. Las acusaciones de privación ilegítima y demás delitos contra dos empleados municipales han sido calificadas por los magistrados Carlos Risuleo y Oscar Reggi como «conductas sumamente gravosas». No solo eso, también afirmaron que las circunstancias no permiten sostener la desaparición o el debilitamiento del peligro procesal que representa Valenzuela.

 

El pasado 11 de julio, parecía que el músico podría esperar su juicio desde la comodidad de su hogar, con una prisión domiciliaria monitoreada con tobillera electrónica. No obstante, esta medida nunca se llevó a cabo, ya que permaneció bajo custodia mientras aguardaba la decisión de la Cámara de Mercedes.

 

La noticia ha sido un duro golpe para el artista y su equipo legal, quienes confiaban en que la prisión domiciliaria sería una oportunidad para defenderse de las acusaciones y demostrar su inocencia. Ahora, la Justicia deberá buscar cupo en una cárcel bonaerense para su traslado, lo que significa que Valenzuela deberá adaptarse a las duras condiciones de una prisión tradicional mientras espera su juicio.

 

La comunidad de fanáticos de L-Gante se ha manifestado en las redes sociales, mostrando su apoyo incondicional al músico y exigiendo justicia en el proceso legal que enfrenta. Las reacciones han sido variadas, desde mensajes de aliento hasta críticas hacia el sistema judicial.

 

Mientras tanto, los medios de comunicación no han dejado de hablar sobre esta sorprendente decisión. El nombre de Elián Valenzuela se ha vuelto tendencia en todas las plataformas, y el debate sobre su situación legal continúa creciendo.

De esta manera L-Gante deberá permanecer preso durante un largo tiempo. Se estima que el proceso durará dos años y al menos hasta dentro de 6 meses, el cantante no podrá solicitar otro beneficio nuevo.

Se vienen tiempos duros para el cantante amigo de Alberto, que supo disfrutar de la fama y el dinero en otro tiempos.