Mal fin para la maestra Kirchnerista que se quiso hacer la viva

Si bien se debe reconocer que toda persona adulta, más allá del cargo que ocupe en su trabajo, tiene una ideología política, lo que corresponde es comportarse en forma correcta y no llevar las cuestiones políticas al empleo.

Porque uno puede ser Kirchnerista, Macrista, Radical, Peronista, de izquierda, centro o derecha, pero cuando se está trabajando, hay que parar por un instante y dejar el fanatismo político de lado.

Y esto es precisamente lo que no hizo una docente Mendocina que decidió llevar su fanatismo político a su trabajo, que por casualidad justo es un colegio, por si hacía falta mencionarlo.

La cuestión es que la docente, quien se desempeña como vicedirectora y es una ferviente militante del partido Justicialista, no tuvo peor idea que usar el lenguaje inclusivo con los alumnos de primaria.

Es así que cada mañana cuando los alumnos eran recibidos en el colegio por la vicedirectora de nombre “Carolina Gutiérrez”, ésta usaba el “todes” y demás frases de lenguaje inclusivo.

Esto fue advertido por los alumnos, quienes se lo contaron a sus padres, y un grupo de estos fueron hasta el establecimiento educativo a elevar su reclamo ya que se sentían molestos por que se estaba usando el lenguaje inclusivo con sus hijos, cuando éste aun no está consensuado en la comunidad educativo.

“Nosotros no estamos en contra de los pensamientos de la vicedirectora, pero los padres estamos preocupados porque sentimos que se está adoctrinando a los niños, se está usando una cuestión política. No nos parece correcto que lo use en la escuela ya que es un vocabulario que no está oficializado por la DGE ni tampoco por la Real Academia Española”, explicó una madre a la prensa Mendocina.

Las autoridades del colegio “Manuel Blanco Encalada” tomaron nota de los actos de la maestra y del reclamo de los padres y todo fue elevado a la Dirección General de Escuelas, quien tomó un drástica decisión.

A la docente Kirchnerista la rajaron de la escuela.

Dentro de unos días Carolina Gutiérrez pasara a desarrollar tareas administrativas en otra institución, de la que se desconoce el nombre, pero lo cierto es que la docente Kirchnerista, ya no podrá volver a ocupar su cargo de vicedirectora en el colegio “Manuel Blanco Encalada”, donde lo hacía.

Tal vez estos días, y ya fuera de su cargo como vicedirectora, la docente K tenga tiempo de reflexionar acerca de las obligaciones que cada uno debe tener en el ámbito laboral y más cuando se trabaja con alumnos de una escuela primaria.