Nuestra solidaridad con Baby tras lo ocurrido anoche

Una vez más tenemos que escribir una nota periodística para solidarizarnos con aquellos que son víctimas de la intolerancia de un grupo de forajidos que se creen los dueños de la patria.

Todo esto comenzó cuando el conductor radial Baby Etchecopar se cruzó la semana pasada con una piquetera que cobraba $30.000 mensuales y estaba cortando la calle porque decía que “Macri es hambre”.

A partir de ahí de desencadenaron los hechos que son de conocimiento público y que mostraron como un grupo de 50 mujeres piqueteras, muchas ellas del Movimiento Evita de La Matanza, hicieron un escrache y un piquete en la puerta de Radio 10, donde el conductor radial, Baby Etchecopar trabaja.

Como la situación era muy fea y la policía de la comisaría 25 que se encontraba en el lugar solo atinaba a acomodar un poco el tránsito y mirar en forma pasiva a las piqueteras, Baby Etchecopar decidió hablar al aire a sus oyentes, y convocó a los taxistas y demás conductores de vehículos que se acercaran a las puertas de Radio 10 haciendo tocar sus bocinas para demostrarles a las piqueteras que no estaban para nada de acuerdo con lo que ellas estaban haciendo.

Fue así que cientos de taxistas y repartidores se congregaron la zona donde se estaba realizando el piquete a Baby Etchecopar y a fuerza de bocinazos hicieron que las piqueteras dieran por levantado el piquete al ver que las cosas se le estaban yendo de las manos.

Esa fue la primera vez que un comunicador social como Baby Etchecopar pudo, gracias a la ayuda de los taxistas, levantar un piquete.

Pero la respuesta de las organizaciones piqueteras no se hizo esperar, y lanzaron en la noche de ayer una campaña en la red social Twitter en contra de Baby Etchecopar y los taxistas que lo apoyaron.

Bajo el hashtag: #yomebajo se comenzaron a difundir mensajes en la red social del pajarito donde se instaba a la ciudadanía a bajarse de un taxi, si el taxista está en ese momento escuchando en la radio a Baby Etchecopar.

En una muestra más de la intolerancia de unos pocos, vemos como se quiere castigar a los taxistas por el simple hecho de tener sintonizado en sus autos el programa de Baby Etchecopar.

Esta campaña #yomebajo no solo es contra Baby Etchecopar sino que lo es también en contra de sus oyentes y los trabajadores taxistas que parece que deben escuchar en sus autos las emisoras que a los intolerantes de siempre les parecen bien.

Se quiere ir contra Baby Etchecopar, atacando a los taxistas que lo escuchan, y si llegamos a estos extremos, vamos a caer en casos donde la gente ingrese a un comercio y si el comerciante tiene sintonizada una radio o un canal de TV que no sea de su agrado, la gente no comprara y se irá del lugar.

Y las sociedades democráticas no funcionan de esa manera. Eso es atrasar 70 años, donde todo aquel que pensaba diferente era sancionado o molestado de alguna u otra manera.


Desde este lugar nos solidarizamos con Baby Etchecopar y con los taxistas que se pueden ver afectados en su trabajo si es que algún pasajero deja de realizar un viaje solo por el hecho de que en el taxi se tenga sintonizado a Baby Etchecopar.