Nuestra solidaridad con Feinmann por lo que le hizo un Metrodelegado

Pareciera que la intolerancia está a la orden del día en los últimos tiempos en nuestro país, donde muchos no soportan al que piensa u opina diferente y se llega  a extremos inimaginables.

Hoy cualquier opositor tiene en sus discursos palabras durísimas para todo aquel que considera un enemigo y se llega a casos de agresiones físicas y verbales y con el tiempo pareciera que la sociedad se está acostumbrando a éste tipo de barbaridades.

Una vez más tenemos que escribir una nota periodística para solidarizarnos con un colega que continuamente es blanco de aquellos que usan al patoterismo como herramienta diaria en lugar de la razón.

Y es que Eduardo Feinmann es siempre atacado desde varios lados solo porque tiene un estilo periodístico frontal, directo, sin pelos en la lengua, y dice lo políticamente incorrecto le pese a quien le pese.

En la tarde de hoy, pasadas las 19hs. Eduardo Feinmann estaba desde los estudios centrales de “A24” conversando con un movilero, cuando de repente se acercó un metrodelegado de nombre, Ariel Dellatorre quien se mostró muy molesto por las cosas que decían en el noticiero sobre Néstor Segovia.

Se entabló una áspero diálogo entre el metrodelegado y Eduardo Feinmann y en un momento el gremialista amenazó al periodista.

Dijo Ariel Dellatorre “¿Sabe que le voy a decir Feinmann? Acá ustedes van a tener un problema el día de mañana. Todos los periodistas jugaron un rol muy importante en todo éste Gobierno que no está haciendo m…”.

Y continuó diciendo el metrodelegado “Y la gente que nos está viendo sabe de que lado está cada periodista y la gente tiene memoria Feinmann”.

Entonces Eduardo Feinmann le respondió “O sea me está amenazando. ¿O sea eso es una amenaza?”.

“Y el metrodelegado lejos de retractarse, apretó el acelerador “Usted va a tener un problema el día de mañana porque usted va a estar en un lugar muy incómodo. ¿Sabe?”.

Feinmann dijo “¿Eso es una amenaza? ¿Debo tomarlo como una amenaza? ¿O como una incitación a la violencia?”.

El metrodelegado viendo que ya estaba pisando terreno movedizo dijo “No es una amenaza. Yo puedo caminar por la calle, pero el que va a tener problemas es usted con los editoriales que hace”.

Desde éste lugar nos solidarizamos con Eduardo Feinmann y reprobamos las palabras del metrodelegado, Ariel Dellatorre ya que entendemos que no corresponde amenazar a un periodista, ni a nadie, bajo ningún concepto.

Las amenazas hacia Eduardo Feinmann, de parte de éste metrodelegado diciéndole que va a tener problemas y que no va poder caminar por la calle libremente no hacen más que incitar a la violencia y degradar a nuestra sociedad, donde la mayoría de los argentinos que la componen quieren vivir en paz y en armonía.