Nuestra solidaridad con Luis Majul tras lo sucedido anoche

Una vez más tenemos que escribir una nota solidarizándonos con nuestros colegas, y esto parece algo que no se termina más.

Y es algunos quieren que nos terminemos acostumbrando a vivir en una sociedad sin ningún tipo de reglas, pautas, y normas de convivencia basadas en los mínimos requisitos éticos, y en las buenas costumbres.

Es inadmisible que tengamos que ver la cara de miedo de un periodista como Luis Majul tras lo sucedido anoche en los premios Martín Fierro 2018, ya ningún trabajador de prensa, ni cualquier otra persona merece pasar por un momento así.

En el video que acompaña ésta nota se lo puede ver a los periodistas Mónica Gutiérrez y Luis Majul saliendo de la velada de entrega de los mencionados premios Martín Fierro 2018, y se observa como la seguridad del lugar los retiene porque afuera un grupo de personas los estaba esperando.

El grupo de gente que estaba detrás de las vallas del hotel Alvear Icon de Puerto Madero, esperaron pacientemente a que salieran Luis Majul y Mónica Gutiérrez, y no para tirarles flores precisamente ni decirles cosas bonitas.

La primera en salir fue Mónica Gutiérrez quien recibió palabras y reclamos de toda clase, y se escuchó que le reclamaban por la Marcha Federal, presumiblemente se trataba de gente molesta por la cobertura informativa o los comentarios que se hicieron en el noticiero que conduce la periodista en América TV.

Mónica Gutiérrez saludó a la gente, a pesar que la estaban insultado, e intento intercambiar unas palabras, pero esto fue imposible porque los gritos en su contra hacían imposible un diálogo. Finalmente la periodista abordó un automóvil y se retiro de la zona.

Luego salió Luis Majul y otra vez la catarata de palabras nada bonitas, reclamos y gritos en su contra no se hicieron esperar. El periodista reía visiblemente nervioso, y ante una pregunta de un trabajador de prensa de porque la gente estaba tan nerviosa, el conductor de La Cornisa respondió “Hay que mandarles un beso, mandales un beso”, y se dirigió a su vehículo.

Los periodistas que estaban en el lugar intentaban sacarle unas palabras a Luis Majul quien respondió a las apuradas, intentando minimizar el mal momento, y rápidamente se subió a su automóvil mientras los gritos de toda índole no cesaban.

Ante la pregunta de un cronista sobre si lo que estaba sucediendo la daba miedo, el conductor de La Cornisa dijo “No, ni un poquito”, y cerró la ventanilla de su vehículo y salió del lugar. Mientras la gente seguía gritándole de todo.

Cabe señalar que aquellos que le gritaban de todo a Mónica Gutiérrez y Luis Majul no eran un grupo grande de gente, pero en estos casos no se trata de cantidad, sino del hecho en sí mismo, que ya de por si es indignante.

Desde éste lugar nos solidarizamos con Mónica Gutiérrez y con Luis Majul, como así también con todos los trabajadores de prensa y comunicadores sociales que deben soportar éste tipo de cosas de parte de personas que no toleran al que piensa diferente, y se creen con derecho a ir con carteles a gritarles de todo, solo porque no están de acuerdo con lo que piensan.