Argentina

Otra vez se le pudrió todo a Sergio Maldonado

Cuando parecía que no había novedades en el caso “Maldonado”, la semana pasada surgió la noticia que daba cuenta que a Sergio Maldonado y su entorno lo habían estado escuchando y rastreando las llamadas.

Sucede que en su momento la causa estaba a cargo del juez Guido Otranto, y éste había decidido como parte de la investigación por el paradero de Santiago Maldonado que se intervengan los teléfonos celulares de su hermano Santiago y de Claudia Pilquiman (mamá de Lucas Naiman Pilquiman), Ariel Garzi (amigo de Santiago) y Marcela Anarda Stocovaz (vinculada a la comunidad mapuche).

Pero ahora el juez de la causa es Gustavo Lleral desde hace unos meses, y durante la semana pasada ordenó que se destruyeran las grabaciones de las conversaciones de los celulares de Sergio Maldonado, y resto de los que fueron escuchados.

Seguramente Sergio Maldonado y el resto de los que tenían sus teléfonos intervenidos por la justicia habrán respirado aliviados, ya que no trascendió el contenido de las escuchas y el juez de la causa ordenaba destruirlas.

Pero no les duro mucho la alegría ya que todavía la orden de destruir los archivos de audio no fue llevada a cabo y en el día de ayer la fiscal Silvana Avila de la localidad de Esquel apeló la resolución del juez Gustavo Lleral, al mismo tiempo que cuestionó duramente al magistrado.

En un duro escrito la fiscal Avila solicita que no se destruya el material de audio de las conversaciones de Sergio Maldonado y su entorno, y que dichas escuchas sean preservadas.

La fiscal sostiene que las grabaciones son pertinentes, porque abarcan al grupo de personas que hoy están denunciadas por proveer falsos testimonios, pistas falsas y desviar la atención de quienes trabajaban en el caso.

Para la fiscal Avila las grabaciones son de vital importancia para investigar si realmente los escuchados llevaron a cabo diferentes maniobras como el ocultamiento, y el entorpecimiento de la investigación, ya que cabe recordar que se dieron falsos testimonios y se plantaron pruebas falsas, y todavía no se sabe al día de la fecha quien o quienes son los responsables de éstas acciones.

Por último, la fiscal Avila carga duramente contra el juez de la causa, Gustavo Lleral cuando sostiene que “No se sabe si la reticencia del Magistrado responde a que perdió los discos compactos o a que no quiere que esta parte acceda a esa prueba. Cualquiera de esas situaciones demostraría irregularidades de gravedad institucional”.

Como se puede ver a Sergio Maldonado se le viene la noche si esas escuchas no son destruidas ya que de las conversaciones de él o de su entorno se puede dilucidar diferentes grados de responsabilidad de aquellos que entorpecieron la causa, y plantaron pista falsas, cosa que cada día parece ser más cierto.

Sería bueno para la justicia argentina y la sociedad en su conjunto que las grabaciones de los audios de Sergio Maldonado y su entorno no solo sean preservados, sino también analizados para que nos acerquemos a la verdad de un caso que desde el día cero estuvo plagado de anomalías.

Botón volver arriba