Mal fin para trabajadores que tomaron una fábrica en Quilmes

Todo comenzó hace unos 70 días cuando los directivos de la empresa, Kimberly Clark ubicada en la localidad de Bernal, en Quilmes, tomaron la decisión de cerrar la planta, despedir a los empleados e indemnizarlos.

La planta de Bernal, es propiedad de Kimberly-Clark desde 1997. Allí se producía lo referido a las marcas Kleenex y Scott -papel higiénico y rollo de cocina-, pero por diversas cuestiones se decidió cerrar la mencionada planta y dejar operativas las que están en Pilar y en la provincia de San Luis.

Apenas conocida la noticia que daba cuenta que los trabajadores de la planta de papel serían despedidos e indemnizados, unos 200 empleados tomaron la empresa, sin mediar más vueltas y pretendían ponerla en funcionamiento en ausencia de sus dueños.

Intervino entonces el Ministerio de Trabajo donde de se llevaron a cabo 6 reuniones entre los directivos de Kimberly-Clark y los delegados de los trabajadores y las postura fueron insalvables, ya que la empresa sostenía que cerraría la planta e indemnizaría a los trabajadores y estos últimos no querían de ninguna forma que se cerrara su fuente de trabajo.

Mientras tanto la planta de papel seguía tomada y los trabajadores que la ocupaban llamaban a otros trabajadores a solidarizarse con ellos. “Tuvimos 6 audiencias en el Ministerio de Trabajo donde el Gobierno Nacional se puso del lado de la empresa y ahora nos tratan como delincuentes. Llamamos a todos a solidarizarse con nuestra lucha”, aseguraba en un video uno de los despedidos.

Pero todo tiene un límite y en la madrugada de este miércoles se decidió cortar por la sano y un grupo especial de la policía Bonaerense ingresó a la planta y desalojó a la totalidad de los trabajadores que la estaban tomando desde hacía 70 días.

Una vez desalojados los 200 empleados, se registró el saldo de más de 20 detenidos, entre ellos dos delegados gremiales. Todos fueron trasladados a la Comisaría 8º de Quilmes, donde continúan aun.

De esta forma la cosas se pusieron en su lugar y la empresa Kimberly-Clark ya está libre y a disposición de sus dueños quienes gracias a accionar policial y el buen tino de la justicia pudieron recuperarla.

Quedarán luego los otros temas por resolver con respecto a los trabajadores que tuvieron una pésima actitud apenas fueron despedidos, porque algunos ya fueron indemnizados y el resto iba camino a serlo, y así y todo tomaron la empresa durante 70 días y se la apropiaron vaya uno a saber con derecho.

Cargando...