Se acabó todo para la mujer de las bengalas en River Plate

En la tarde del sábado millones de argentinos de bien se conmovieron e indignaron cuando vieron un video que comenzó a circular por las redes sociales.

Y es que en las imágenes se podía ver a una mujer con la casaca del club River Plate que pegaba bengalas con cinta adhesiva en el cuerpo de su hijo.

La intención de la mujer era poder ingresar las bengalas al estadio de River Plate, ya que los menores de edad no son generalmente revisados por la policía.

De más está decir que la mujer de esta forma expuso a su hijo a graves consecuencias si las bengalas que llevaba adherida al cuerpo se encendían.

Rápidamente desde todos puntos del país, la gente se mostró sumamente indignada en las redes sociales por la actitud de este madre, y pedían desesperadamente que la identificaran y la pusieran tras las rejas.

Y hace instantes se conoció la noticia que da cuenta que esta “mala madre” ya se encuentra presa gracias a un trabajo especial que incluyó el uso de un software de última generación que permitió cotejar las imágenes de la mujer tomadas el día sábado, con otras anteriores.

La clave para detener a la mujer de las bengalas fue un reloj muy llamativo que portaba en una de sus muñecas y que se puede ver claramente en la filmación del sábado.

Gracias a que la mujer llevaba el mismo reloj en otras fotografías, es que se la pudo empezar a identificar y proceder a su detención.

Actuó en el caso La fiscal Adriana Bellavigna, a cargo titular de la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas N°6, quien inició una investigación con intervención del Cuerpo de Investigaciones Judiciales de la Ciudad (CIJ), perteneciente al Ministerio Público Fiscal.

El Cuerpo de Investigaciones Judiciales de la Ciudad (CIJ) logró la identificación de la mujer y su domicilio, y le presentó las pericias a la fiscal. Con estos datos la fiscal Bellavigna solicitó la orden de detención.

La mujer de las bengalas está ahora presa y acusada por los delitos penados por el código 106 y 107 del código penal.

Con el fin de proteger a los más chicos, la justicia decidió que no trascendiera el nombre de la mujer de las bengalas, pero todos sus vecinos ya saben de quien se trata.

De esta forma, esa mala madre, que ya está tras las rejas, tendrá que dar explicaciones ante la justicia de porque hizo lo que hizo y atenerse a las consecuencias penales.