Se hicieron las malas con la policía de La Ciudad y tuvieron un mal final

Corría el año 2017 cuando se conoció un caso algo confuso que tenía por protagonistas a dos mujeres que eran pareja.

Las crónicas de ese día relatan que dos mujeres jóvenes se estaban besando en la estación Constitución, y al mismo tiempo fumaban, cosa que esté prohibida.

A los pocos minutos fueron advertidas por personal de Metrovías que les advirtió que estaba prohibido fumar en la estación Constitución y les pidió a ambas mujeres que depongan su actitud.

Pero las dos chicas no aceptaban lo que les habían dicho y tuvo que intervenir personal policial para que las jóvenes depusieran su actitud.

Lejos de hacer lo que corresponde, esto es, dejar de fumar un lugar donde está prohibido, una de las chicas de apellido Gómez comenzó a golpear al personal policial, produciéndose una trifulca entre ambas jóvenes y la policía.

Conclusión: Los dos jóvenes terminaron en cana.

Pero como en este país cada uno se siente con derecho a hacer casi cualquier cosa, las dos jóvenes en lugar de reconocer que estaban fumando en un lugar prohibido y que una de ellas golpeó al personal policial, dijeron que ellas fueron detenidas por “besarse”, y así desviar el eje de la cuestión.

Se armó entonces toda una historia donde intervinieron organismos de derechos humanos y demás organizaciones liberales, que se pusieron a favor de los dos jóvenes y lograron que a las pocas horas fuesen liberadas.

Pero como nada es gratis en este mundo, Mariana Gómez fue llevada a juicio por “resistencia a la autoridad”, y por haber “atacado a los agentes de policía” en el 2017.

Y en la tarde de hoy se conoció el veredicto que da cuenta que “Mariana Gómez” fue condenada a un año de prisión en suspenso y además deberá pagar las costas del juicio.

Al conocerse la sentencia en su contra, Mariana Gómez se descompuso y fue necesaria la asistencia médica para que la joven se recompusiera.

Por su parte Rocío Girat, esposa de Mariana Gómez no estaba enjuiciada.

La fundamentos de la sentencia condenatoria contra Mariana Gómez serán dados a conocer la semana que viene. Actuó en el caso la jueza Marta Yungano, quien no se dejó llevar por los comentarios, ni por parte de la opinión pública que todo el tiempo sostenía que a la joven la habían llevado presa y a juicio por besarse con otra.

Desde este lugar felicitamos a la jueza Marta Yungano, y esperamos que ambas jóvenes reflexionen sobre lo que está prohibido y lo que no, y también sobre lo que está bien y lo que está mal.