Se le acabó la fiesta a Sergio Maldonado

Hace unos días cuando el juez Gustavo Lleral determinó que el joven tatuador Santiago Maldonado dejó este mundo “sin la intervención de terceros”, mucha gente se preguntó que pasaría con la suma de dinero que venía recibiendo su hermano Sergio.

Y es que durante todo el transcurso de la causa “Santiago Maldonado”, su hermano, Sergio recibió de parte del Estado Argentino una suma mensual ($200.000 aproximadamente) que le permitía afrontar gastos varios.

La suma percibida por Sergio Maldonado está encuadrada dentro de una ley que establece que a los familiares de las personas que sufrieron una desaparición forzada, el Estado les debe dar dinero en forma mensual mientras dura todo el proceso en la justicia.

De esta forma Sergio Maldonado cobró del Estado argentino más o menos $1.500.000 que le sirvieron para pagar viáticos, pasajes de avión, hoteles, papelería y otros.

Pero todo eso se terminó. Ya que se acaba de conocer la noticia que da cuenta que luego de la resolución del juez Gustavo Lleral sobre el caso Santiago Maldonado, el Estado Argentino deja de darle dinero a Sergio Maldonado ya que la mencionada causa está finalizada.

“La ayuda terminó porque el juez dejó establecido que no hubo delito. Nosotros colaboramos en todo momento con la familia y creemos que nuestro compromiso cubrió sus necesidades. Hemos cumplido con ellos como ministerio”, le indicó a Clarín, Juan José Benítez, subsecretario de Justicia y Política Criminal del Ministerio de Justicia.

Así que de acá en más Sergio Maldonado tendrá que ver cómo se las rebusca ya que no percibirá ni un peso más del Estado Argentino.

Por lo pronto la abogada de la familia Maldonado, Verónica Heredia, ya dijo que apelarán el fallo del juez Gustavo Lleral, ante la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia. En caso que la cosa no resulte, los Maldonado pueden recurrir a la Cámara Federal de Casación Penal, y finalmente a la Corte Suprema de Justicia.

Los Maldonado seguramente agotarán todas las instancias que estén a su alcance, con tal de ver si pueden torcer el brazo de la justicia, pero de acá en más tendrán que hacerlo con su propio dinero por que el Estado Argentino ya les cerró la canilla.