Argentina

Sergio Maldonado desesperado da un manotazo de ahogado

Luego que saliera a la luz la noticia que daba cuenta que Sergio Maldonado recibe de parte del Estado argentino una importante suma de dinero mensual para afrontar los gastos que tiene mientras se desarrolla la investigación por el caso de su hermano Sergio, el hombre sigue dando manotazos de ahogado y la semana pasada llevó a cabo tal vez su última jugada.

Como si no bastara que el Estado argentino le de dinero a Sergio Maldonado, mientras éste acusa precisamente a las fuerzas del Estado de la muerte de su hermano, el señor recurrió a La Corte para insistir con un pedido que ya le fuera denegado.

Insistente como pocos, Sergio Maldonado presentó un recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia a partir del rechazo en instancias inferiores a su pedido de incorporar un grupo de “expertos independientes que garanticen una investigación exhaustiva, efectiva e imparcial” en la causa por la muerte de Santiago.

A través de un comunicado la familia Maldonado expresó “Se trata de un nuevo paso en el largo camino en busca de verdad y justicia, por distintos tribunales de nuestro país. Seguimos afirmando que, sin la participación de investigadores independientes, la causa no va a avanzar hacia la verdad. La investigación para ser exhaustiva e independiente debe abarcar a los ejecutores del delito en todos los niveles”.

El pedido de Sergio Maldonado apunta a incluir a un grupo interdisciplinario e independiente en la investigación, que podría incluir a la ONU, expertos de fuerzas de otras provincias y de cuerpos de investigadores judiciales, de universidades nacionales, colegios profesionales, entre otros: esto es “personas que no dependan jerárquica e institucionalmente del Ministerio de Seguridad de la Nación”.

Como se puede ver, Sergio Maldonado ya entró en un estado de desesperación tal que pareciera que ya no está buscando justicia, sino a aquella persona que le diga que lo de su hermano fue una desaparición forzada, seguida de muerte, porque eso es lo que el hombre quiere escuchar.

Y si se tiene en cuenta que 50 peritos, incluidos los de la propia familia Maldonado, llegaron a la conclusión de que Santiago no presentaba ni un rasguño y que se ahogó porque no sabía nadar, no hay mucha más tela para cortar.

Pero es evidente que Sergio Maldonado ve como el paño se achica y usa, y seguirá usando, todo lo que tenga a mano para poder alcanzar su objetivo que solo él sabe cuál es.

Botón volver arriba