Escracharon a Luis Majul en la asunción de Alberto Fernández

Parece que la persecución de periodistas que propuso el actor K Daddy Brieva comenzó a operar apenas asumió Alberto Fernández. Al no estar el periodista Jorge Lanata al aire por cuestiones de salud, el próximo objetivo del aparato de propaganda K es Luis Majul, otro crítico del kirchnerismo.

Tal es así que en el acto de asunción -que costó 60 millones de pesos pagados por todos nosotros- una de las bandas de artistas K le dedicó un tema al periodista. Fue Julián Kartun, el lider de “El Kuelge”, quién al grito de “El que no baila es Luis Majul” arengó a los militantes que estaban presentes en la fiesta.

Mirá el video del momento en cuestión:

Llevado a los hogares mediante la señal oficial, el gesto puede parecer pequeño. Sin embargo si así empiezan apenas asumen, ¿qué se podrá esperar en los próximos días cuándo la maquinaria de medios K comience a aceitarse? Hay quienes se deleitan pensando en el regreso de 678, ésta vez con nuevas figuras cómo Jorge Rial al frente.

Luis Majul es -junto a otros colegas cómo Eduardo Feinmann, Jorge Lanata y Baby Etchecopar- uno de los periodistas más críticos de la gestión kirchnerista. Cáda domingo lleva a la pantalla de América denuncias relacionadas a la corrupción, los bolsos con dólares, el enriquecimiento ilítico de la ahora “vice” presidenta de todos y todas.

Sin embargo a la gente no pareció importarle nada de ésto cuándo en octubre eligió volver a llevar al kirchnerismo al poder. En su discurso de inauguración Alberto Fernández prometió ser plural, autocrítico, y acabar con la “justicia que se mueve según los vientos políticos”. Pero la pregunta que muchos se hacen es si Alberto realmente tiene algún poder de decisión.

Después de todo, él nunca podría haber llegado a dónde está si no fuera por Cristina Kirchner. Al igual que Sergio Massa, es parte de los políticos que dieron vueltas cual calesita hasta que finalmente volvieron a su origen: el peronismo. Peronismo que gobernó la mayoría de la historia reciente de Argentina, y que cada vez nos aleja más del progreso.

Se cómo fuere, desde aquí nos solidarizamos con Luis Majul y esperamos que ésta sea la última vez que el gobierno usa dinero público para perseguir a quién piensa distinto. Después de todo, si no fuera por la gente que trabaja y paga impuestos (que en su mayoría no votó a CFK) el Frente de Todos no tendría presupuesto para hacer populismo.