Intensa discusión entre Gustavo Grabia y Leonardo Greco

Un fuerte debate aconteció el jueves en Intratables, el programa político del prime time de América. Los protagonistas fueron el periodista Gustavo Grabia y el locutor kirchnerista Leonardo Greco, y la discusión comenzó cuándo Greco acusó al macrismo de no haber comprado suficientes periodistas. Éstas palabras de inmediato despertaron la indignación de Grabia.

“Yo creo que los periodistas habíamos conseguido algo en algún momento, que era separar exactamente quién era periodista y quién no lo era porque cobraba. Yo por ejemplo a Diego lo super respeto, sé que no se lleva un peso, que él lo que habla lo habla desde su militancia. A mi puede no gustarme el periodismo militante, yo creo mucho más que los hechos, pero yo sé qué tipo de periodista es y sé que lo que dice lo dice con la convicción”, comentó Gustavo.

“Ahora, escucharlo a Leonardo proponer comprar periodistas que es lo mismo que en su momento dijo Pichetto en la cámara del Senado, a mi me parece que eso es cruzar un límite. Yo jamás podría decir eso, porque tengo amigos no sólo en Clarín sino en todos los medios. Y conozco específicamente cuales son sus posiciones y desde qué lugar escriben, y los sé honestos.”

A lo cual Leonardo le contestó: “No me gusta que te calientes ni que te pongas mal así que en tanto lo humano te pido disculpas. Pero reconocer que acá, en Holanda, en Rusia, en Suecia y en todos lados el periodismo también es cooptable, cómo es cooptable la medicina, cómo es cooptable también la abogacía, no es descubrir la pólvora.”

Finalmente ambos periodistas se dieron un abrazo, aunque no fue el fin de la discusión. “Yo te agradezco que me escuches todas las mañanas, lo que te pido es que no denigres a periodistas porque piensan distinto a vos. No me denigres a los que fueron compañeros mios durante 20 años en Clarín y en Olé. Empezá a conocer a todos los que vos decís que en Clarín trabajan como esclavos porque yo los conozco y puedo dar fe de ellos”.

El tema del periodismo “militante” es un asunto recurrente dentro de la política argentina. Durante el kirchnerismo se perfeccionaron los métodos para secuestrar la opinión pública y se gastaron miles de millones en comprar canales militantes. Sin embargo parece que todo el esfuerzo (y dinero) invertido fue en balde, la gente no come vidrio y sabe distinguir una opinión honesta de una alquilada.