El primer papelón de Alberto Fernández como Presidente

Hoy 10 de diciembre es un día muy especial: asumió Alberto Fernández cómo presidente de la República Argentina. Un día de fiesta para algunos, un regreso a al pasado para otros, lo cierto es que también es un día histórico porque por primera vez un presidente no peronista pudo terminar su mandato sin irregularidades.

Sin embargo, ¿estamos seguro de que es Alberto el presidente? Parece que no todos lo tienen en claro, ya que gracias a un fallido de la locutora oficial, Alberto volvió a pasar verguenza frente a sus pares. Todo comenzó de forma normal, cuándo Alberto y su mujer se dispusieron a bajar del auto e ingresaron en casa de gobierno.

Sin embargo todo se truncó cuándo se hizo la presentación oficial: “Allí vemos a Alberto, junto a su señora esposa, quién ha sido recibido por… en éste caso la Presidenta… la vicepresidenta electa de la Nación Argentina”, refiriéndose a Cristina Fernández de Kirchner. Mirá el curioso blooper que salió en cadena nacional:

Ésto inevitablemente nos hace acordar al otro fallido que tuvo en su momento Axel Kiccilof. El futuro Gobernador de la Provincia de Buenos Aires comenzó su discurso de victoria diciéndole “Hay mucha alegría President…” a Cristina, y antes de terminar la palabra parece que cayó en la cuenta de que el presidente era Alberto y se largó a reir.

¿Quién gobernará verdaderamente Argentina? ¿Alberto Fernández o La Cámpora? Lo cierto es que sin Cristina el Frente de Todos nunca podría haberse llevado la victoria. Sin embargo poner a una multiprocesada al frente del país tenía demasiados riesgos jurídicos, razón por la cual se terminó eligiendo a Alberto cómo la figura para liderar el gobierno.

Desde aquí le deseamos suerte al futuro Presidente, probablemente la va a necesitar. Ojalá lo dejen gobernar y cumplir las promesas de diálogo y transparencia que prometió en su asunción. Todo el mundo sabe el carácter especial que tiene Cristina, no es una mujer fácil de tratar, menos aún cuándo sabe que gracias a ella y sólo por ella es que Alberto hoy está dónde está.

¿Y vos que pensás? ¿Quién lleva puesto los pantalones en ésta pareja política? No olvides dejarnos tu opinión debajo, en los comentarios.