Adrián Suar fue hallado culpable por la Justicia

En 2017 el escritor y periodista Daniel Frescó estaba mirando televisión cuándo algo le llamó la atención: un trailer de una película dirigida y protagonizada por Adrián Suar llamada “El fútbol o yo” que narraba la vida de un fanático del fútbol que perdía su trabajo y su familia por su obsesión por el deporte.

¿Qué fue lo que le llamó la atención? Que era exactamente el mismo argumento que el de su novela “Enfermo de Fútbol” y le copiaron hasta el título. En la página 94 del libro de Frescó nos encontramos con una escena en la que Emilse (esposa del protagonista) increpa a Jesús José Miranda: “Elegí José. Tenés que elegir. Es el fútbol o yo”. La misma situación acontece, de forma calcada, entre Pedro (Adrián Suar) y Verónica (Julieta Díaz) en la película que lleva esa frase de nombre.

Al percatarse de ésto, Frescó denunció a Adrian Suar y la Justicia dictaminó que tres peritos oficiales con amplios conocimientos audiovisuales analizaran ambas obras. Los elegidos fueron Alejandro Vaccaro, Norberto Regueira (ambos pertenecientes a la Sociedad Argentina de Escritores) y Román Pablo Setton de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA.

Tras leer el libro y ver la película, los tres peritos llegaron a una conclusión unánime: “…cabe destacar si que se pueden reconocer muchos elementos en común entre ambas obras y sí se puede comprobar en la película y en su guión la reproducción y reelaboración parcial, total o disfrazada de los elementos creativos de la novela”. Dicho en criollo: le afanaron la obra.

Al realizar la denuncia, Frescó explicó que había sido citado por José Levy (productor de la película) y se habían reunido a charlar antes de que saliera la novela. Levy le manifestó que quería leer su libro para poder hacer un “guión en conjunto” para una futura película que pensaba realizar. Sin embargo nunca llegaron a Un acuerdo y el productor no se volvió a comunicar con él.

Las similitudes entre ambas obras son demasiadas para ser casualidad: tanto en la novela cómo en la película el fanatismo del protagonista lo lleva a perder su trabajo y entrar en conflicto con su familia. El título de la película está sacado de una frase textual del libro. La forma en que Jesús y Pedro viven su obsesión por el fútbol es la misma, ambos intentan ver todos los partidos posibles durante todo el día.

La única diferencia radica en que al final de la novela Jesús elige el fútbol, mientras que el Pedro de la película elige a su mujer. Sin embargo quién parece haber hecho la peor elección es Adrián Suar, que ahora deberá esperar el fallo de la Justicia que dictamine cuál será la pena por haber infringido los Derechos de Autor de Daniel Frescó.