Aplausos para los Ecuatorianos que hicieron con Kirchner lo que se debe hacer

En el día de ayer se conoció la sentencia contra Amado Boudou quien fue condenado a 5 años y 10 meses de cárcel por los delitos de cohecho pasivo y funciones incompatibles con la función pública, y la noticia circulo por todo el mundo.

No todos los días se condena a un ex vicepresidente por corrupto, y en varios medios periodísticos del mundo se pudo ver la noticia que a más de un desprevenido dejó perplejo.

Claro está que quienes siguieron el caso de cerca creen que el ex vicepresidente no actuó solo, ya que el complejo sistema que se había armado para quedarse con la empresa encargada de hacer los billetes en nuestro país, requería de cierta dosis de poder de más arriba que el cargo que ocupaba Boudou en su momento.

Seamos claros. Todas las miradas apuntan al ex Presidente Néstor Kirchner y su esposa Cristina.

De a poco se va cayendo la máscara y todo parece indicar que Néstor Kirchner era el jefe de una asociación ilícita dedica a cometer actos de corrupción amparados en el poder que tenía y en la connivencia de algunos jueces.

Y en Ecuador cuando se conoció la noticia del encarcelamiento de Amado Boudou, y en la medida que llegan noticias desde Argentina sobre actos de corrupción durante los gobierno de Néstor y Cristina Kirchner, como el de los cuadernos de Centeno entre otros, se van dando cuenta de cómo son las cosas.

Es por eso que los Ecuatorianos no anduvieron con vueltas y la Asamblea Nacional de Ecuador decidió retirar el monumento del ex presidente Néstor Kirchner, que se encuentra frente a la sede de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en ese país, con el objetivo de “no hacer apología del delito”.

La iniciativa fue presentada en el Parlamento por el legislador Byron Suquilanda del partido CREO, y se basó en que tener la imagen de Kirchner es “apología al delito considerando que su Gobierno y el de su esposa (Cristina Kirchner) están envueltos en actos de corrupción”.

Con 72 votos a favor, 30 en contra y 9 abstenciones, la iniciativa obtuvo una sanción favorable y ahora el presidente de Ecuador, Lenin Moreno será quien decida el día y la hora en que la estatua de Néstor Kirchner será removida.

Corta la bocha! como diría un reconocido actor argentino. Los Ecuatorianos hicieron con Néstor Kirchner lo que en Argentina no nos animamos a hacer, ya que todavía hay avenidas, calles y monumentos sobre el ex Presidente.

Vaya un aplauso y caluroso abrazo a la distancia para nuestros hermanos Ecuatorianos por hacer lo que se debe hacer con los corruptos.